Ultimo Momento

viernes, 10 de febrero de 2017

70 AÑOS DE POLÍTICAS EQUIVOCADAS

Por: Fernando Pandolfi
GENERALIDADES
(Nota 1)
¿ Qué es una política equivocada? Es dividir la sociedad entre poderosos y sumisos como explicamos. Entre elites gobernantes y comunidad popular .Los gobernantes son los que someten al pueblo pobre e ignorante. Los pobres son los condenados al sufrimiento donde ni los izquierdistas hicieron alguna vez algo por ellos. El respeto de los derechos laborales es imposible de lograr mientras el poder de las elites no se limite por ley. Limitar los poderes es el concepto fundamental de las constituciones de occidente. Hay que destacar que el progreso no siempre es obra del Estado sino que emerge de las cualidades intelectuales de los habitantes. Hay que bregar por la libertad individual del trabajador, por su salario justo y el control de los impuestos por los legisladores del Congreso Nacional. Por una sociedad en alerta para evitar el robo a los desposeídos y la estafa del egoísmo displicente de los funcionarios.
En la antigüedad las comunidades del mundo conocido fueron desordenadas y belicistas. Cada sujeto ejerció su rol en el trabajo como pudo, sin tutela, por la necesidad de subsistir. Había que ordenar la vida y reprimir a los inadaptados. Pero esas reglas las aplico el Estado, solo que el Estado no fue una institución benévola y armónica sino un ente autoritario ajeno y despreocupado del bienestar del pueblo. El Estado desde que nació creo una estructura de una tiranía atroz. Los pueblos fueron sometidos por el rey, ungido por Díos, por el capitalismo y por la dictadura del proletariado. El Estado no es mantenido por los empresarios, ni por las vanguardias del partido comunista ni por las elites que lo componen, sino por todos los habitantes de un país que pagan impuestos siempre gravosos. Que para el ciudadano el aporte es obligatorio e ineludible con requerimiento penal, lo fue en la eternidad de los tiempos. Pero para que una comunidad sobreviva y progrese la contribución impositiva tiene que ser moderada y estar relacionada con la producción total de los bienes, con el Producto Bruto Interno. Tenemos que saber que en su mejor intención el Estado es un engendro natural necesario y en su peor desempeño un mal intolerable porque ocasiona una sociedad irritada y evasora, sometida por gobiernos exultantes de un populismo incorregible por su idiosincracia ladrona.